ATENCIÓN AL CONFESIONARIO

Mientras dure la pandemia, no se atenderán las confesiones en confesionario.

Santa Maria: En el salón parroquial, solicitarlo a los sacerdotes o en la sacristía

¿Cuándo confesarse?

Lo mejor del sacramento de la Confesión es tener la certeza de que Dios me ha perdonado, lo cual nos llena de paz y alegría. Necesitamos el perdón porque todos pecamos. A este respecto, el Nuevo Testamento nos dice que: “si decimos que no tenemos pecados, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1Jn 1,8).

Pero no hay establecida una frecuencia exacta para confesarse y pedir perdón a Dios. Pero para quien ha cometido un pecado mortal, lo mejor sería confesarse lo más pronto posible: el mismo día o al día siguiente. Si no tenemos conciencia de pecados mortales o graves la Iglesia recomienda la confesión frecuente. Para algunos será cada semana, o cada quince días, o una vez al mes. Para los más “reacios”, la Iglesia enseña que, al menos, nos confesemos una vez al año, en especial durante la Cuaresma o la Pascua, y así cumplir el “precepto pascual” de tomar la Comunión en ese periodo.

Confesarse con frecuencia no es signo de tener muchos pecados graves, sino signo de querer crecer en la vida cristiana con la ayuda de la gracia que da ese sacramento y los buenos propósitos que hacemos al hacer el examen de conciencia y detectar fallos que debemos corregir. Por eso no es raro que los santos se confesaran mucho.

La Iglesia da absoluta libertad para confesarse con cualquier sacerdote. A veces nos gustará más con uno al que nunca volveremos a ver, pero puede ayudar mucho que sea con el mismo sacerdote que ya nos conoce y que nos puede orientar mejor.

En Castelldefels, a parte de los horarios establecidos, se puede pedir el sacramento de la Confesión cuando las iglesias están abiertas, o bien solicitándolo por teléfono.